Todo empieza y termina en el Norte.

Es todo un placer empezar este blog con la gran historia vivida hasta la semana pasada. Gracias a unos buenos clientes (hablaremos de ellos más adelante) tuve la oportunidad de realizar un interrail por cualquier país europeo que deseara, durante 22 días y junto a un acompañante. Escoger el acompañante fue fácil, pero escoger el destino fue cuestión de cruzarnos la mirada frente al mapa europeo. Nuestros ojos se postraron directamente en Noruega, un país al que ambos deseabamos ir desde siempre, pero por varios motivos siempre se quedó como segunda opción. Así, una vez escogido el destino, tan sólo había que darle forma a la ruta para esos 22 días. Subida en avión hasta la segunda capital noruega, Bergen, y allí empezaría nuestro viaje en tren hasta entrar en el Círculo Polar. Una vez allí el regreso a Barcelona cruzando Suecia, Dinamarca, Alemania y Francia. A medida que vaya revelando, escaneando y editando el trabajo lo iremos subiendo a la web y haciendo posts en este blog, para comentar algunas de la aventuras vividas alrededor de esas fotos, que no fureon pocas…

 

Os dejo para ir abriendo boca con esta imagen. Es la carretera del Trollstigen (escalera del Troll) en Rauma, Noruega:

Trollstigen